Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

 

 

 

LA IRRUPCIÓN DE LOS CONSTRUCTORES EN LA ENERGÍA DEJA UNA DEUDA DE 164.000 MILLONES

Los grupos Acciona y Sacyr se centrarán en su negocio tradicional en el 2009 - Las empresas compraron a crédito y el cambio de ciclo les ha perjudicado - La energía les daba ingresos recurrentes independientemente de ciclo económico

 

Viaje de ida y vuelta. Los grandes grupos constructores, que vieron hace unos pocos años la entrada en el sector energético como la mejor fórmula para diversificar su actividad, se aprestan ahora a recomponer su cartera de participadas. La elevada deuda que este proceso ha comportado - más de 164.000 millones de euros-se hace hoy insoportable en un entorno financiero más hostil.

ACS, el grupo que preside Florentino Pérez y que anunció en julio la venta de su 45,3% en la eléctrica Unión Fenosa a Gas Natural, busca apuntalar su entrada en Iberdrola, donde ahora controla el 12,5%. La desinversión en Unión Fenosa le supondrá a ACS plusvalías de 2.785 millones y dinero fresco con el que incrementar gradualmente su porcentaje en la segunda compañía eléctrica española hasta el 20%.

En la senda de la reducción de la deuda se encuentra Luis del Rivero, presidente de Sacyr, quien busca comprador para su paquete en Repsol (20,01%). De hacerlo, el grupo rebajaría su deuda hasta los 7.333 millones frente a los 19.328 de principios de año si se suman la venta de su concesionaria Itinere y su paquete en la compañía petrolera.

Ferrovial, por su parte, se está desprendiendo de los aeropuertos no estratégicos encuadrados en la gestora aeroportuaria BAA. El objetivo de las desinversiones es reducir su apalancamiento. Y Acciona - que posee el 25% de Endesa-mantiene un particular pulso con la italiana Enel, el otro accionista de referencia en la primera eléctrica española, con vistas a acelerar una ruptura que podría reportarle plusvalías de 2.000 millones garantizados por contrato en la compra. Con ello, los Entrecanales se quitarían de encima los tres créditos sindicados que utilizaron para la adquisición de Endesa. En conjunto, 9.800 millones de euros, la mayor parte de los cuales vencen en el 2012.

Los seis grandes grupos constructores españoles - ACS, Acciona, Sacyr, Ferrovial, FCC y OHL-sumaban a finales del año pasado una deuda de 164.452 millones frente a los 131.108 millones del año anterior. Esto supone una cota de endeudamiento nunca vista en la historia de las constructoras españolas. En la carrera por la energía no han participado OHL ni FCC, aunque esta última está tomando posiciones en sectores específicos.

Según José María Gay, economista de la Universitat de Barcelona, las constructoras entraron en el sector energético porque "se trata de un negocio recurrente; aporta un flujo de caja seguro y los precios están intervenidos y regulados por el Estado, al margen del ciclo económico". A cambio de esta serie de ventajas, añade, "realizaron inversiones mastodónticas y se han visto obligadas a pagar un sobreprecio por el valor de los activos de estas empresas".

La crisis financiera ha cambiado las reglas del juego y se paga más por los préstamos. "Muchos no pusieron apenas nada de su bolsillo, sino que compraron todo a crédito", señala Gay.

Cuando toca revisar las condiciones de los préstamos, las constructoras lo están pasando mal porque el precio de esa financiación era más bajo cuando las compraron y ahora ha subido. Por otra parte, pusieron como garantía las propias acciones de la compañía adquirida, cuyo valor se ha deteriorado hoy, con lo que tienen que aportar nuevos avales.

Las constructoras consolidan las participadas energéticas por distintos métodos. Esto le ha permitido a más de una salvar la cara hasta el tercer trimestre de este año, así como amortiguar la crisis del ladrillo y la caída en el ritmo de actividad en la obra pública.

Fuente: LaVanguardia.es

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados