Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

 

 

 

LAS QUIEBRAS DE LAS INMOBILIARIAS ESPAÑOLAS HACEN DAÑO EN PORTUGAL

Los portugueses aprenden el castellano a marchas forzadas. "Gracias" a la crisis mundial y más aún à la explosión de la burbuja inmobiliaria española, en Portugal ya nadie ignora el significado del concepto "suspensión de pagos" ("falência" o "insolvência", en la lengua de Camões), por el impacto que están teniendo en el país los problemas financieros de las inmobiliarias y concesionarias españolas. El caso mas reciente es la suspensión de pagos de Habitat, con una deuda de 2.300 millones de euros. Los responsables lusos consultados aún proclaman que "Habitat Portugal no es lo mismo que Habitat España", pero lo cierto es que la media docena de proyectos desarrollados por la inmobiliaria catalana en el país, figurarán en el proceso de suspensión de pagos abierto en España.

El proyecto más emblemático es el de la Torre São Gabriel, ya construida en una de las zonas mas elitistas de Lisboa: el "Parque das Nações", desarrollado frente al río Tajo para la Exposición Universal de 1998. La venta de los pisos construidos por Habitat pasa por el intermediario Consultan, que tiene todavía disponibles lujosos duplex, por 450.000 euros, pero que no tienen comprador.

La Torre São Gabriel fue uno de los proyectos recuperados por Habitat en la capital lusa, tras la compra de la división inmobiliaria de Ferrovial. La promotora catalana ya tenia entonces varios proyectos en marcha en Lisboa, donde había adquirido tres antiguos palacetes, para convertirlos en hoteles de lujo, y desarrolla, además, un proyecto residencial muy ambicioso en Gaia (Oporto).

Ahora, ante la explosión de la bolla inmobiliaria en España y las dificultades financieras que hipotecan el futuro de las grandes promotoras y constructoras españolas, los responsables económicos lusos no esconden su preocupación: estos últimos años, el capital español fue el motor principal del desarrollo del sector inmobiliario nacional en los segmentos residencial, turístico y de oficinas.

Al principio, las promotoras españolas apostaran en la rehabilitación de los centros históricos de Lisboa y Oporto, hasta el punto, dicen  los expertos, que una buena parte de los edificios mas singulares de la capital, situados en arterias tan emblemáticas como la Avenida da Liberdade (el paseo del Prado luso) son hoy propiedad de las grandes inmobiliarias españolas.

Pero hoy hay capital español en todos los segmentos del mercado. Así, uno  de los inversores más activos es Chamartín: tras la compra de la división inmobiliaria del grupo Amorim, en 2006, por 500 millones de euros, apuesta ahora principalmente en el desarrollo de los centros comerciales "Dulce Vita", con una inversión de 1.500 millones de euros en la Península y en Europa.

Hercesa apuesta más, por su parte, en el desarrollo de grandes proyectos residenciales como "Casal Monge", en Oeiras (Lisboa): la construcción de  1.700 viviendas, con una inversión de 320 millones de euros. Otro actor importante en Lisboa es Reyal Urbis, que compró un palacio del siglo XVIII para hacer un hotel 5 estrellas y tiene un proyecto residencial de 175.000 m2.         

De ahí, pues, que las  dificultades financieras de los grupos españoles tengan gran impacto en Portugal. El primer aviso vino con la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa, que desarrolla media docena de proyectos en el país vecino. El más importante, es la construcción de 2.800 viviendas, situadas en Moita,   en la margen izquierda del Tajo, a 30 kilómetros del centro de Lisboa.

Bautizado "Quinta Fonte da Prata", el proyecto de Martinsa-Fadesa contempla también la construcción de un hotel de 5 estrellas, de un campo de golf, etc., sobre una superficie de 52 hectáreas, con una inversión de 500 millones de euros. Además de la suspensión de pagos del promotor español, el desarrollo del proyecto esta siendo también frenado por la recesión económica lusa.

Una recesión (es ya la tercera en ocho anos en Portugal) que tiene también mucho que ver con España: al contrario de lo ocurrido los últimos anos en España, cuyas tasas de crecimiento tuvieran mas a ver con el inmobiliario y con la inmigración que con el dinamismo del aparato productivo, la economía  lusa vive mas del comercio exterior, que pasa mucho por el mercado español.

Así, puesto que España absorbe casi el 30% de las exportaciones lusas y que el comercio bilateral entre los dos países es superior al realizado entre España y América Latina, Portugal esta siendo afectado a la vez por las dificultades de de los grandes grupos españoles y por la recesion española. Y vuelve el dicho popular luso... "de España solo llegan malos vientos y malos matrimonios".

Fuente: Capitalmadrid.info

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados