Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

06 - 10 - 2008

 

PRESUPUESTOS Y POLÍTICA INDUSTRIAL

Uno de los aciertos de los Presupuestos del Estado presentados la semana pasada es que arroja luz sobre la política industrial del Gobierno.

En un primer análisis, el Ministerio de Industria es uno de los pocos que incrementará su presupuesto de cara a 2009. Sin embargo, esta subida, del 27%, hasta 4.489 millones de euros, no se deriva de un impulso a las políticas encaminadas a la productividad del debilitado sector industrial, sino que responde a ajustes contables o medidas cuyo impacto económico está por demostrar.

Tres partidas absorben el grueso del gasto industrial. La mayor se destinará a las zonas afectadas por las deslocalizaciones, una compensación que costará 750 millones –un 19% más–, pero los incentivos para nuevas instalaciones se reducirán un 14%. Las subvenciones a la industria del carbón suman más de 1.000 millones, pero son fondos que ya estaban consignados en el Plan del sector, vigente hasta 2012. El desarrollo del Plan VIVE, que consiste en préstamos para subvencionar la compra de vehículos ecológicos y al que hasta ahora sólo se han acogido 18 personas, absorberá 500 millones, el 96% del gasto previsto en desarrollo industrial. Para turismo se destinarán 400 millones a renovación del sector y promoción en el exterior en un momento en que la demanda empieza a flojear. Una decisión acertada.

Otras medidas como los planes de energías renovables –curiosamente una de las grandes apuestas de Zapatero–, la dotación para el Icex y la internacionalización de empresas o el Plan Avanza –de impulso de la sociedad de la información–, ven reducidos ampliamente sus fondos. Lo mismo sucede con los recursos para I+D gestionados por Industria. Estos descensos son preocupantes ahora que la industria da señales de alarma: la producción acumula una caída del 3,2% en el año, acentuada en agosto, y el sector ya es responsable de uno de cada diez nuevos parados, tras incrementarse un 22% el desempleo desde enero.

El Gobierno no debería renunciar a que la industria tome el relevo de la construcción para salir de la crisis. Y los presupuestos del Ministerio, además de resolver algunas deficiencias, deberían conllevar reformas que permitan avances nuevos y reales en productividad y competitividad.

Fuente: Expansion.com

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados