Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

02 - 07 - 2008

 

PETRÓLEO CARO PARA SIEMPRE (blog de Vicente Lozano en Expansión.com)

 

La XIX Cumbre Mundial del Petróleo que se está celebrando en Madrid se va a clausurar con una conclusión palmaria: el precio del crudo no va a bajar a corto o medio plazo. Estamos afrontando la tercera gran crisis de esta fuente de energía y, aunque menos radical que la primera de 1973, va tener unas consecuencias económicas y sociales muy similares.

En estas jornadas, los productores han culpado a la especulación de la carestía del petróleo. Las empresas petroleras a los productores; los nuevos grandes demandantes, al proteccionismo de los países desarrollados. Casi todos, a los altos impuestos que soporta la energía. Y los gobiernos de los países desarrollados, a todos: productores, empresas, especuladores, nuevos demandantes...

La conclusión es que si alguien tiene la fórmula para reducir el precio del petróleo no está dispuesto a usarla. Así, pues, lo tendremos por encima de los 125 dólares para un cierto tiempo y por encima de los 100 quien sabe si para siempre.

En estas condiciones, la escalada del precio del crudo sólo se frenará con una caída fuerte y continuada de la demanda en todo el mundo. Algo impensable por el momento a no ser que la crisis estrangule de tal forma el crecimiento económico que la principal preocupación del mundo sea la supervivencia y no cómo poner en marcha las fábricas o los automóviles. Evidentemente, no es el caso.

El objetivo tiene que ser reducir la dependencia del petróleo como fuente de energía básica. Como se lleva diciendo en el mundo desarrollado desde que el 17 de octubre de 1973 los países arabes exportadores de petróleo cerraran sus exportaciones a los países occidentales que habían apoyado a Israel durante la guerra del Yom Kippur, que enfrentaba a Israel con Siria y Egipto.

Se ha avanzado bastante desde entonces en la diversificación energética, pero como siempre ocurre en la historia, la necesidad crea el hábito. Quizá hace diez años, cuando el petróleo rondaba los veinte dólares por barril, o hace cinco, cuando apenas pasaba de los treinta, nos podíamos permitir alguna alegría en este sentido. Hoy cotiza por encima de los 140 dólares y hacer todo lo posible por eliminarlo lo más posible de nuestras vidas es una necesidad.

Ahora no hay más remedio que intensificar la investigación para conseguir motores -de todo
tipo- más eficientes y para abaratar la obtención de energía desde fuentes ajenas al petróleo.
Ha llegado la hora de no escatimar recursos. Privados y públicos.

 

Fuente: blog de Vicente Lozano en Expansión.com

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados