Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

02 - 07 - 2008

 

LAS CONSTRUCTORAS CAEN A PLOMO POR EL CASTIGO A EMPRESAS CON ALTA DEUDA

Son las grandes damnificadas de la crisis junto al sector financiero y en España, en concreto, están permanentemente en el ojo del huracán. Desde que pinchó la burbuja inmobiliaria, según el Banco Central Europeo en 2006, las cosas han ido de mal en peor para las constructoras del país. Con deudas millonarias –suman 100.000 millones de euros- y problemas para conseguir refinanciación; el euribor, el tipo al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, en máximos históricos –cerró junio en el 5,361%-; el precio de la vivienda nueva cayendo –un 1,2% en el primer semestre-; y las ventas de inmuebles bajando a marchas forzadas, el panorama no se presenta muy alentador.

Una situación que ha ido mermando progresivamente el ánimo de los inversores y que tiene su constatación en el comportamiento de las constructoras en bolsa, duramente castigadas por su elevado endeudamiento. Prueba de ello es el desplome que sufrieron en la jornada de ayer y que se acumula a las pérdidas que vienen registrando desde hace más de un año.

Así, analizando compañía por compañía, el fin de la era del ladrillo es ya un hecho. En la sesión de este martes, Sacyr Vallehermoso se erigió como el peor valor del Ibex. Sus acciones se hundieron un 7,82%, hasta los 17,92 euros, con lo que acumula pérdidas superiores al 28% en el primer semestre del año. Una situación que se hace aún más sangrante para la constructora que preside Luis del Rivero si se echa la vista atrás, a julio de 2007. Sacyr ha perdido en un año casi un 50% de su valor en bolsa, concretamente un 49,34% y, de momento, no parece que tenga argumento alguno para remontar. De hecho, los problemas hacen cola a las puertas de la compañía de Del Rivero, que no consigue refinanciar los 560 millones de la deuda contraída tras la compra de Europistas en 2006.

Y es que las constructoras ya no son recibidas con los brazos abiertos por parte de los bancos, con lo que las cosas se le ponen difíciles al presidente de Sacyr. Teniendo en cuenta que está al frente de una compañía que capitaliza en bolsa la quinta parte de la deuda que arrastra y que las entidades europeas y algunas españolas consideran que una mejora significativa en las condiciones del crédito y la garantía de su filial de autopistas Itínere, no son suficientes para llegar a un acuerdo, el futuro se le plantea a Del Rivero plagado de nubarrones.

Los inversores se ceban con el sector

Aunque ayer le tocó a Sacyr el sambenito de farolillo rojo, el resto de compañías del sector no se salvan de la quema. Otra de las constructoras que más han perdido en un año es Ferrovial. La empresa capitaneada por Rafael del Pino ha firmado una caída del 19,36% desde el pasado mes de enero y, echando la vista un poco más atrás, Ferrovial lleva perdido un 47,58% en doce meses. Ayer sus acciones cerraron a un precio de 37,40 euros, pero podría haber sido peor ya que los títulos de la compañía llegaron a desplomarse más de un 7%, para remontar en los últimos compases hasta una caída del 4,88%.

No obstante, lo que no ha conseguido todavía Sacyr si parece que lo ha logrado Ferrovial, al menos de momento. El pasado 2 de junio la compañía tomaba una bocanada de oxígeno gracias a la firma de un acuerdo con nueve entidades financieras para refinanciar la deuda que arrastra de la compra de su filial de aeropuertos BAA, por la que desembolsó 10.100 millones de euros en 2006 junto a varios socios.

Otra de las protagonistas de la jornada bursátil de ayer fue FCC, que el pasado mes de mayo cerró con once entidades un crédito sindicato por importe de 1.225 millones de euros. La compañía que controla Esther Koplowitz concluyó el martes con un recorte del 5,38%, en los 35,71 euros, con lo que acumula una caída del 27,77% en lo que va de año y del 45,28% desde el pasado mes de julio.

Suma y sigue. OHL se ha estrenado en el Ibex –ha sustituido a Sogecable- con una caída del 4,77%. Si bien es cierto que el recorte que lleva acumulado desde enero es menor que el de sus compañeras de sector –ha perdido un 8,62%-, en un año sus acciones han caído más de un 39% hasta los 20,56 euros en que cerró el martes. Tampoco salen mejor parados ACS, que desde julio de 2007 se ha dejado en bolsa un 33,59%, tras caer ayer un 5,86% ni Acciona, que terminó con una caída del 3,77% y que suma en los últimos doce meses una pérdida cercana al 28%.

Fuente: Cotizalia.com

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados