Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

07 - 05 - 2008

 

 

DATOS DEL INE - LAS ACTIVIDADES VINCULADAS A LA CONSTRUCCIÓN RESIDENCIAL EN GALICIA MUESTRAN CLAROS SÍNTOMAS DE DESACELERACIÓN

 

La industria gallega empieza a mostrar síntomas preocupantes de desaceleración. El índice que mide la actividad del sector, que divulga periódicamente el Instituto Nacional de Estadística (INE), cayó el pasado mes de marzo un 20,1% en tasa interanual, siete puntos por encima de la media nacional. Esto significa el peor registro desde enero del 2003, fecha en la que el organismo empezó a ofrecer datos por autonomías.

 

Se trata de la quinta caída consecutiva -el declive se inició en noviembre del 2007- del indicador de producción de un sector que había permitido a Galicia crecer por encima de la media española a lo largo de todo el año pasado. El fuerte descenso se explica, en parte, por la desaceleración de la rama energética (cayó un 38% en el último año), cuyo registro negativo obedece a la menor generación de las infraestructuras hidráulicas como consecuencia de la sequía.

Sin embargo, no toda la caída del índice de producción industrial (IPI) de marzo tiene un fundamento energético: los bienes intermedios, que engloban gran parte de las actividades que producen para la edificación residencial -construcciones metálicas- registraron una caída interanual del 20,5%. El descenso en bienes de equipo se situó en el 13,4%. Esto evidencia que este sector empieza a verse arrastrado por el frenazo del ladrillo. Juan Picos, gerente de Monte Industria (la patronal maderera) argumenta que, en tablero y mueble, la fábricas reducen sus ritmos de producción ante un escenario recesivo. «Yo no hablaría de crisis, pero sí que se ha ralentizado la actividad de las plantas», admite.

La información por subsectores que suministra el INE también evidencia que el elevado grado de endeudamiento de las familias y la menor capacidad de gasto como consecuencia del encarecimiento de los precios ha afectado también a los bienes de consumo duraderos, cuya producción cayó el último año un 32%. El descenso de actividad de Citroën en Vigo, conocido el lunes, constituye un ejemplo.

La Consellería de Innovación, competente en materia de industria, atribuyó ayer el mal dato de marzo a dos factores: el efecto calendario, ya que la Semana Santa coincidió ese mes -hubo tres jornadas festivas a mayores-, y el descenso de actividad de los embalses, cuya producción se redujo un 80% respecto a marzo del 2008. «Non só é que non chovera senón que tivemos que deixar encher os encoros para que empezaran a producir», explicaron ayer desde el departamento que lidera Fernando Blanco.

 

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados