Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

Veces que se ha mostrado esta noticia

28 - 01 - 2008

Fenosa dejará de cobrar los derechos de extensión, 19,24 euros menos por cada kilovatio de potencia ampliado

Fenosa hará oficial esta misma semana su decisión unilateral de aminorar los gastos que supondrá para sus clientes la adaptación de la tarifa nocturna, que desaparece obligatoriamente en julio, a la nueva de horario discriminado (THD). Será a partir del 1 de febrero. La eléctrica gallega dejará de cobrar desde entonces los derechos de extensión a la hora de ejecutar la necesaria ampliación de potencia que tienen que acometer los domicilios. Además, remitirá cartas a los cerca de 1.200 usuarios que ya se han cambiado al horario discriminado advirtiéndoles de que les devolverá el dinero cobrado por este concepto.

La noticia fue confirmada a La Voz por el director de la compañía en Galicia, Manuel Fernández Pellicer, quien aclaró que esta rebaja afecta únicamente a los derechos de extensión, que cobra directamente la eléctrica, y no a los gastos que los particulares realicen en sus domicilios para adaptar sus instalaciones.

Por los derechos de extensión se venían cobrando hasta ahora 19,24 euros por cada kilovatio ampliado. La media de ampliación en Galicia para la tarifa de horario discriminado oscila entre los tres y los cinco kilovatios, lo que significará un ahorro medio de 80 euros.

El resto de los gastos en el necesario cambio de potencia correrán a cargo de los ciudadanos, lo que significará casi otros 80 euros, también de media. Estas modificaciones guardan relación con la adaptación de cada instalación domiciliaria al nuevo sistema. Según los profesionales del sector, la instalación de un doble circuito para los acumuladores de calor, o bien el cambio de resistencias en los aparatos, se presentan como las dos soluciones técnicas estándar. En cualquiera de los dos casos, el gasto medio se situaría en el entorno de los 300 euros. El objetivo es reducir al máximo el aumento de potencia necesario en cada vivienda, para reducir así el fijo a pagar en el recibo de la luz.

Esperando al ministerio

La Xunta, que solicitó al Ministerio de Industria el mantenimiento de la actual tarifa nocturna, en atención a la cantidad de usuarios gallegos de este sistema, cerca de 165.000 del millón total que hay en España, también reclamó el establecimiento de ayudas públicas para aminorar los gastos del cambio a los ciudadanos, si al final se mantiene la obligatoriedad de pasarse al sistema de horario discriminado.

Por el momento, el ministro Joan Clos no ha contestado a la petición gallega, la primera llegada oficialmente desde una comunidad autónoma. La dirección general de Energía tan solo admitió estar estudiando posibles rebajas sobre el recargo establecido con la nueva tarifa para las horas punta (durante el día). El consumo en estos períodos pasa de estar penalizado con la tarifa nocturna en un 3% a estarlo con un 35% en el sistema de horario discriminado. Por contra, el horario valle (el más barato) se alarga desde las 8 hasta las 14 horas y se bonifica con un 47%, en lugar del 55% actual.

Unión Fenosa, que controla más del 90% del mercado eléctrico residencial en Galicia, es la primera distribuidora española que ha optado por adelantarse a posibles medidas correctoras del ministerio dejando de cobrar los derechos de extensión.

La gran polémica suscitada con el cambio de la tarifa nocturna por la de horario discriminado tiene su epicentro en la subida real que supondrá en los recibos de la luz este nuevo sistema. Organizaciones de consumo y las patronales de instaladores y fabricantes de sistemas de acumulación, han advertido que quienes no adapten su vivienda y sus aparatos al nuevo sistema, ni supediten sus hábitos de consumo a los nuevos horarios de la tarifa, podrían llegar a sufrir hasta un 49% de incremento en sus pagos bimensuales.

Entre un 49 y un 5%

Sin embargo, profesionales y clientes que ya utilizan la tarifa de horario discriminado han constatado que aplicando las medidas correctas y reduciendo al máximo el consumo en las horas punta (las más caras), el aumento final en los recibos no debería superar el 5%.

En toda España, el número de quejas que acumula este nuevo sistema supera ya las cien mil. Además, organizaciones de consumidores estudian posibles recursos de inconstitucionalidad por el agravio que supondrá el recargo del 35% en horas punta respecto a usuarios que nunca tuvieron tarifa nocturna y mantienen una tarifa normal.

Fuente: La Voz de Galicia

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados