Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

Actualidad industrial

Veces que se ha mostrado esta noticia

28 - 12 - 2007

EL 70% DE LA INDUSTRIA DETECTA YA PROBLEMAS DE MOROSIDAD: LA DEUDA FINAL GLOBAL POR INCUMPLIMIENTOS DE LOS CLIENTES SUPERÓ EN EL ÚLTIMO AÑO LOS 1.200 MILLONES DE EUROS. CONFEMETAL ADVIERTE DE QUE LA MOROSIDAD EN LAS EMPRESAS CRECE A RITMOS ANUALES DEL 34%

El sector industrial empieza a padecer en su contabilidad diaria los efectos de la ralentización económica en sus cuentas. “El incremento que se está registrando en el número de impagados viene a agravar la ya preocupante situación de morosidad [de retraso en los cobros], creando dificultades de tesorería y deteriorando la rentabilidad y la competitividad de las empresas”.

Así se recoge en un informe  que acaba de elaborar sobre esta circunstancia empresarial la patronal Confemetal, una de las más importantes de CEOE, que reúne a 200.000 empresas de diversos sectores industriales, con cerca de 1,5 millones de trabajadores.

La confederación empresarial recuerda que en el último año –octubre sobre octubre, últimos datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística–, los efectos impagados, como las letras, se han elevado a 455.160, con un incremento del 6,3% respecto al mismo periodo del año anterior.

Sin embargo, es en el importe donde se refleja la dimensión de la situación de muchas empresas. La cuantía total de las deudas finales asciende a 1.202 millones de euros, con un aumento del 33,8%. Incluso, el valor medio de los efectos impagados en estos momentos es de 2.640 euros, con un incremento del 26% respecto al año pasado.

En este contexto, Confemetal recuerda que “un 70% de las empresas españolas –más de 1,5 millones– se ve afectado por el problema de la morosidad [en los pagos] que en los últimos meses está derivando directamente en impagos”, como consecuencia de la pérdida de vigor de la economía española. El Producto Interior Bruto (PIB) empezó 2007 creciendo un 4,1% y, en su última revisión económica, el Gobierno ha previsto que en 2008 aumente un 3,1%; es decir, un punto menos en dos años.

El informe de la patronal industrial resalta además que “los retrasos y el incumplimiento de los plazos contractuales o legales de pago por parte del cliente originan el 25% de las quiebras empresariales registradas en España” y, muchas veces, “ponen en grave peligro la supervivencia de las empresas y, en especial, de las pequeñas y medianas”. Estas compañías son las que menos capacidad financiera tienen para aguantar la falta de ingresos.

Además de la ralentización económica, Confemetal atribuye el problema de la morosidad y de los impagos a las siguientes causas. En primer lugar, a una “normativa legal inadecuada, que se incumple sistemáticamente”. Como consecuencia de ello,  y en segundo lugar, la confederación empresarial denuncia la existencia de “una cultura comercial permisiva y condescendiente con la picaresca”. Así, el informe resalta que, con frecuencia, las cláusulas contractuales sobre los plazos de pago no se consideran de obligación, sino como “algo orientativo y abierto siempre a la negociación”.

El problema es tanto más grave cuanto que, en opinión de los industriales, “el sistema judicial es lento, costoso y beneficia al moroso, porque”, habitualmente, éste se encuentra en una “condición dominante para imponer aplazamientos o estipulaciones abusivas”.

Por todas estas razones, Confemetal reclama al próximo Gobierno que modifique la actual Ley de Medidas de Lucha contra la Morosidad en las Operaciones Comerciales. “La norma –dicen los empresarios– no puede servir para amparar el abuso en la negociación, con la imposición de plazos de pago más amplios o tipos de interés de demora inferiores a los previstos legalmente”.

En el primer caso, son treinta días después de la fecha en la que el deudor haya recibido la factura o una solicitud de pago equivalente. En el segundo caso, el tipo de interés en el pago de la demora será el aplicado por el Banco Central Europeo a su más reciente operación principal de financiación más siete puntos porcentuales.

La industria resalta el hecho de que, en estas circunstancias, “la morosidad procura al deudor una fuente gratuita de financiación a expensas de las empresas acreedoras y produce efectos perversos sobre la competencia, obstaculizando la libre circulación de bienes y servicios”.

Fuente: diario Expansión

Anterior / Indice noticias / Siguiente

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados