Camilo Varela INSTALACIONES INDUSTRIALES

Presentación | Servicios | Obras realizadas |Normativa | Licitaciones| Actualidad | Contacto | Mapa del sitio

RECOMENDAR ESTE SITIO



 

¿SE ACABÓ EL 'BOOM' DE LAS RENOVABLES?

La energía 'verde' se ha convertido en el patito feo en las negociaciones con Industria. Las compañías piden controlar las primas a la solar para no perder producción eléctrica.

La batalla está servida. De un lado, las eléctricas tradicionales, del otro, los promotores de la energía termosolar. Los primeros ven como su negocio está mermando por "la intrusión de quienes sólo quieren especular con la energía solar". Los segundos piden que se mantenga una regulación estable para el sector de cara a mantener sus inversiones.

Pero al final, será el Ministerio de Industria quien pondrá las reglas del juego y, de momento, las energías verdes tienen todas las de perder.

Iberdrola y Gas Natural, las dos primeras eléctricas del país, han alzado su voz al unísono para pedir un cambio en el sistema de incentivos a las renovables. Una concordancia peculiar: uno habla y el siguiente se suma y habla más, aunque nada es gratuito. Al final, se trata de grandes empresas lidiando con un Ministerio, el de Industria.

Pero la solución es propia de un juego de niños como el de cambiar cromos. "Lo que te quito de aquí, te lo compenso por allá" parece ser la máxima de la cartera que dirige Miguel Sebastián. Y es que hay muchos frentes que arreglar: las negociaciones para acordar la tarifa eléctrica están a la vuelta de la esquina, así como la futura normativa que obligará a las eléctricas a consumir carbón nacional.

Pero en esta coyuntura las ayudas a las energías renovables se han erigido como el patito feo. El blanco perfecto para disparar, al calor de los costes que suponen para el sistema y que pagarán los consumidores a través del recibo de la luz. El consejero de Gas Natural, Rafael Villaseca, cifró este gasto en 4.800 millones. Y lo que pesa en el bolsillo siempre es un filón en cualquier negociación.

Para entender la batalla entre promotores y eléctricas, hay que repasar el sector en el último año. La coyuntura económica se ha saldado, entre otros aspectos, con una caída de la demanda energética a niveles de 2006. El pasado mes de septiembre ascendió a 188.275 millones de kilovatios hora (kWh), un 4,8 por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior.

La consecuencia es que sobra potencia instalada. El sector eléctrico, que tradicionalmente siempre ha tenido miedo a no poder cubrir la demanda de luz, se encuentra ahora justo con el problema contrario: exceso de generación.

Algunas previsiones apuntan a que hasta el 2012 no se recuperará la demanda y para entones, y teniendo en cuenta el crecimiento de las renovables, pueden sobrar unos 4.000 MW verdes. Las eléctricas se quejan de que "ahora hay que mantener unas primas muy costosas para el sistema cuando está claro que hay más megavatios de la cuenta". En concreto, en 2008 la potencia instalada ascendió a 90.878 megavatios (MW) para una demanda de 263.530 gigavatios por hora al año (GWh/año).

Gas Natural o Iberdrola aprovechan esta situación para criticar "la especulación que se ha producido en el sector de las tecnologías limpias, donde algunos promotores sólo han querido enriquecerse a costa de estas licencias, en lugar de reinvertir los beneficios en I+D+i". La energía termosolar ha experimentado un brutal crecimiento, como consecuencia de una normativa que fija un cupo para obtener las primas. Esto ha provocado que los proyectos se presenten de forma masiva con solicitudes para instalar más de 4.000 MW, cuando el objetivo planteado por el Gobierno era de 500 MW. Las eléctricas cifran en 2.000 millones de euros anuales el sobrecoste de superar el objetivo en 3.500 MW.

En opinión, de Gas Natural "ya se ha más que cumplido el objetivo de que en 2020 el 20 por ciento de la energía sea de origen renovable". En su opinión, "España ya está en el 28 por ciento y es hora de revisar el sistema". El ejecutivo de la gasista añadió que las subvenciones a las renovables equivalen a 39,5 veces el presupuesto incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2009 para la investigación energética, medioambiental y tecnológica, así como a 5,5 veces el del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los nuevos se abren paso

Además, el espectacular crecimiento de las energías verdes, unido a la caída de la demanda, ha provocado una reducción del mercado de las energías convencionales, que según los cálculos del Ministerio reducirán su peso en el mercado desde el 48 por ciento actual al 26 por ciento en 2020 si continúa esta tendencia de expansión de las tecnologías limpias. Y es aquí donde se produce el problema de la confrontación, cuando los nuevos pisan el terreno a los veteranos.

De esta manera, las energías renovables están dejando fuera al gas y al carbón. Así comienzan los lamentos empresariales. El primer golpe se lo está llevado el carbón, sobre todo el autóctono, que se consume menos que el importado por ser más caro y contaminante. Los grupos de carbón han pasado de una contribución en el 2007 del 25 por ciento a un 15 por ciento en este año. Por su parte, la producción ha registrado un descenso del 35,6 por ciento respecto al 2007, lo que sitúa su aportación a la generación total del régimen ordinario frente al 32,1 por ciento del año anterior.

La situación es tan crítica que los sindicatos CCOO y UGT advierten del fin de la minería. El Ministerio ya se ha puesto a arreglar este desaguisado y se está hablando de la posibilidad de aplicar un mecanismo de incentivos para consumir el carbón nacional. Pero el problema no se termina. Si se consume carbón por obligación se dejará de consumir una parte de gas natural, aunque se seguirá comprando esta energía dado que sus contratos están basados en cláusulas take or pay (te lo llevas o lo pagas igual). En definitiva, más pérdidas para las compañías energéticas, que no podrán dar salida a toda su mercancía.

Inseguridad regulatoria

Con estos argumentos, se está poniendo en bandeja la cabeza del sector de las renovables y, en definitiva, sus primas. Las eléctricas empiezan a hacer presión para poner de su lado la balanza. Pero en el otro lado, se encuentran las empresas termosolares que han realizado un gran esfuerzo inversor para la consecución de proyectos que ahora se ven presos de una gran incertidumbre regulatoria.

En declaraciones a elEconomista, Jaime Rojas, director general de Sur de Renovables, explicó que "las compañías de termosolar quieren una normativa clara y saber a ciencia cierta si sus proyectos van a contar con las primas". "No es normal que haya que pedir financiación antes de saber si vamos a tener primas", aseveró.

El presidente de Enertis, José Luis Galindo, señaló que "ahora que el sector ha demostrado que puede ser verdaderamente competitivo no es el momento de retirar las primas. Lo que sí cabría es que las primas sean exigentes y que se aporten a aquellas fuentes de energía que demuestran que funcionan."

El responsable de energía de IDOM, Alvaro Blasco, consideró que "las primas no deberían desaparecer, aunque tal vez convenga ir reduciéndolas en la futura norma para el desarrollo de la termosolar. El problema del mecanismo de pre-registro es que no se sabe qué expectativas puede tener el que no entre en el cupo, ni a qué prima puede aspirar". Por su parte, Carlos Segura, socio de Eclareon, critica que el Gobierno haya fijado un pre-registro sin contar con un Plan B. Además, señaló que "los inversores empiezan a cuestionarse si les merece la pena seguir apostando por este país". En su opinión, el sistema de cupos "no es el mejor modelo para evitar la especulación del sector" y apostó por un sistema como el de Alemania, que baja las tarifas en función de los megavatios instalados.

Jorge Chocarro, de Tramitación de Heliosolar, aboga por una regulación más estricta y con un marco normativo mucho más estable. También lamenta que "el sistema de cupos está parando el mercado".

Parece que las espadas se mantendrán un tiempo en alto porque ninguno de los dos bandos quiere rendirse. ¿No hubo ya una guerra que duró cien años?

Fuente: elEconomista.es

 

 

 

 

 
 

Aviso legal

dmoz

Este sitio web está compuesto en su totalidad por electrones reciclados